Crear equipo para el crecimiento del negocio.

10.10.2018 – CATERNEWS

Uno de los principales objetivos en nuestros establecimientos es lograr un trabajo bien hecho. La excelencia proporciona el motivo para realizar un trabajo eficaz y para facilitar las tareas que involucra. Sin embargo, esta excelencia no es un remedio infalible para la incompetencia. Su práctica  hará que se desarrolle la habilidad, pero también la requiere el proceso. Tenemos que promover en nuestra gente los principios necesarios de motivación para hacer bien las cosas, pero con la consideración de que el líder no enseñe con palabras sino con actos.

Hay que realizar las cosas bien desde la primera vez. Nunca hay tiempo para hacer bien las cosas, pero sí lo hay para repetirlas. Debemos formar conciencia a nuestro equipo que la falta de calidad inicial es muy cara. Evitar el despilfarro.

Otro principio que tener muy en cuenta con las personas que forman parte de nuestro equipo es no discutir nunca frente a la gente, debemos aprender a manejar nuestro temperamento y carácter para resolver los conflictos y eliminar de nuestro saber hacer las discusiones innecesarias, evitar el desgaste mutuo con el personal.

Debemos saber apoyar la participación de la gente en la formulación de metas y decisiones como una alternativa de desarrollo personal y de reconocimiento de labor, individual y recordar siempre la conjunta para ir creando equipo.

Un peligro constante en nuestras tareas es la rutina y las prisas, muy comunes en todos los locales que gestionamos, podríamos decir que en definitiva las prisas y la rutina atontan. Detenernos a reflexionar de vez en cuando nos ayudará a reorientar nuestros esfuerzos y visionar la mejor de forma de realizar los trabajos para obtener los mejores resultados.

En conclusión un trabajo bien hecho es aquel que nos aporta satisfacción al que lom realiza y al que lo recibe, como ejemplo si a dos meseros diferentes pedimos un vaso de agua, y el primero amablemente nos lo entrega, ha cumplido con lo que le pedimos. Pero el segundo mesero, también amablemente, nos pregunta que si queremos con hielo y luego nos la trae con una servilleta para que no nos manchemos, también ha cumplido con lo que pedimos pero nos aporta un plus de satisfacción que nos lleva a repetir la experiencia.

Francesc Altarriba

Comments are closed.